nov_laselecta

Para quienes no estén al tanto de nada, esta historia comienza el 24 de julio de 2014, con una visita de la Guardia Civil y una inspección “rutinaria” debido a una charla sobre violencia policial y Ley Mordaza programada para el 26 de julio de 2014. Aquel primer episodio fue desencadenando un proceso de hostigamiento e intimidación muy duro de sobrellevar. Podéis leer aquí el texto que escribimos el 2 de agosto de 2014.

Huelga decir que durante estos últimos meses nos hemos sentido muy apoyadas por muchas vecinas de la Sierra, colectivos sociales, artistas, artesanos, bandas y compañías de muchos lugares del planeta. GRACIAS, con el corazón en los labios y el alma apretadica. Muchas gracias por vuestros mensajes y gestos de solidaridad. Cómo sorprende la vida cuando nos significamos en esta Sierra Norte de Madrid tan llena de gente solidaria, abierta y creativa, pero todavía lastrada por un pasado caciquil que se resiste a desaparecer.


LOS ACONTECIMIENTOS

Desde finales de julio hasta finales de septiembre de 2014, el ambiente de hostigamiento permanece en La Selecta, tenemos la presencia casi constante de la guardia civil en la terraza, así como de policía secreta, controles de alcoholemia, identificaciones y registros, un retrovisor de la furgoneta de una selecta golpeado, el cartel de La Selecta tirado, miradas reprobatorias y comentarios despectivos de toda índole.

En este contexto, nos hacemos más indomables (como Federica Montseny). Nos volcamos en ofrecer una programación cultural y un restaurante de primera, con el horizonte de unas vacaciones reponedoras.

La mañana del 22 agosto de 2014, la Guardia Civil despierta a una integrante de La Selecta con una llamada directa a su móvil. Un agente le informa de que La Selecta tiene diez denuncias y que debe acudir al cuartel de Buitrago para recogerlas y responder ante ello. El agente dice no poder identificarse. Era la segunda visita al cuartel (la primera, tras la inspección del 24 de julio de 2014). Esta vez acudimos en presencia de dos abogadas. Recibimos diez sanciones, una por lo penal y nueve por lo contencioso-administrativo (cuatro de ellas con multas de 60.000 a 600.000 euros). La Guardia Civil, que nos había dicho que actuaba por orden del Ministerio del Interior y Delegación de Gobierno, es la que oficia las diez denuncias que actualmente están recurridas.

El 31 agosto recogemos un burofax de la propiedad, el Centro Hípico de Buitrago (CHB), con la rescisión de contrato y petición de abandono del espacio en cinco días. Tenemos un contrato de arrendamiento con el CHB de diez años, de los cuales los tres primeros no existe pago de renta en concepto de gastos y trabajo invertidos en el espacio, que esperamos recuperar en los tres primeros años de actividad.

Primeros días de septiembre. Reuniones con el CHB. Quieren que nos vayamos, nos piden que les digamos la fecha de salida. No pueden rescindir el contrato por “incompatibilidad” de mentalidades e ideas políticas. La Selecta es un proyecto de la Asociación cultural Producciones Indomables, y sus integrantes han puesto sus ahorros, tiempo y trabajo en ella.

Hasta el final de septiembre continuamos con toda la programación prevista (todo en el interior de La Selecta, ya no se usa el Teatro Circular de Arena, la pista redonda de los caballos reconvertida en espacio escénico). Además de obras de teatro, performances, piezas de danza, narraciones y conciertos, se hacen dos actos de apoyo a Gaza. Nos visita el embajador de Palestina en España para dar una charla y conocer el proyecto The Gaza Kitchen. El restaurante y la programación funcionan juntos. La gente disfruta. Nosotras estamos agotadas, y las que menos cansadas, pero sube el ánimo de jueves a domingo, cada semana de septiembre.

El 18 de septiembre acudimos al juicio de Alfon en Madrid (que se aplazaría al 25 de noviembre del mismo año). Las Selectas nos íbamos agotadas de vacaciones el 2 de octubre de 2014.

El 30 de octubre regresamos de nuestras vacaciones y recogemos una notificiación que es, cuando menos, sorprendente. El Ayuntamientro de Buitrago del Lozoya nos deniega la licencia de actividad que la Asociación cultural Producciones Indomables había solicitado antes de inaugurar La Selecta. Alegan problemas urbanísticos de nuestro arrendador, es decir del CHB. Lejos de apoyar nuestra labor cultural, el Ayuntamiento de Buitrago, el municipio en el que se ubica nuestro café-laboratorio, nos ha ignorado durante todo el verano y ahora acaba de contribuir a la situación de bloqueo de La Selecta.

En estos momentos, nos encontramos a la espera de una reunión con el CHB. Los procesos administrativos mencionados impiden reabrir en noviembre La Selecta, con todo el dolor de nuestra alma. Esperamos que todo se resuelva lo antes posible. La situación en La Selecta es incierta. Tampoco presentamos programación cultural, a la espera de ver qué nos deparan los acontecimientos. Pedimos comprensión y paciencia a todos los artistas, bandas y compañías que nos estáis escribiendo para proponernos mostrar vuestros trabajos.

Todas las gestiones, escritos y recursos nos están llevando esfuerzo, tiempo y dinero, pero no nos vamos a quedar de brazos cruzados ni con la boca cerrada. De nuevo, GRACIAS a todas las personas que mostráis apoyo en estos pasos difíciles. La lucha sigue. No hay drama. Hay lucha social y cultural. Por supuesto, sí se puede. También en los pueblos. Y nosotras seguiremos pintando paisajes en el campo… Permanezcan a la escucha. Queremos seguir creando cultura libre en el campo. Informamos pronto.

 

LAS VALORACIONES

Primeros días de noviembre de 2014. Tránsito. Recapitulando, todo lo que está pasando es muy grave. Un culebrón kafkiano. Sacando el humor para no ahogarse en lágrimas. Todo este calvario de violencia legal viene por una persecución política. Todo por una mesa redonda sobre violencia policial y unos conciertos de hip hop. Tocamos un tema que no teníamos que tocar. Ay. “Son órdenes de Delegación de Gobierno. Nosotros sólo cumplimos órdenes”.

Las notificaciones legales confirman la magnitud del “nos quieren fuera”. Y se constata la estrategia de persecución del gobierno hacia personas y colectivos que se significan en la lucha social y, en especial, en la lucha antirrepresiva. La propuesta de Ley Mordaza (o Ley orgánica de Seguridad Ciudadana) es buena prueba de ello y supone la legalización de prácticas anticonstitucionales ya existentes en nuestro país.

Después de su honroso paso por La Selecta, la Asociación Madres contra La Represión ha seguido haciendo un trabajo encomiable. Y nosotras nos sentimos orgullosas de haberles abierto nuestras puertas en verano (en los próximos meses, el vídeo editado). Actualmente, siguen con la campaña por la defensa del joven vallecano Alfonso Fernández, “Alfon”, único detenido en la huelga general del 14 de noviembre de 2012 y cuyo juicio se realizará en Madrid el próximo 25 de noviembre de 2014.

Antes de esa fecha, mañana martes 11 de noviembre de 2014, acudiremos a otro juicio importante: el de nuestra chef Ito, que hace dos años durante un control aleatorio recibió una paliza por parte de la policía y luego torturas en el calabozo de Madrid. Paradójicamente, se enfrenta ahora a una acusación de atentado contra la autoridad y la Fiscalía le pide dos años y medio de cárcel, además de una multa de 13.000 euros. Seguimos en el mundo al revés.

Una artista de Bustarviejo nos dijo “lo que le han hecho a La Selecta me lo han hecho a mí también”. Nosotras también creemos que lo que le han hecho a Alfon, y a Ito, y a cientos de personas más nos lo hacen también a nosotras.

No podemos ignorarlo. Hacer como si nada pasa. Nada pasa y lo que pasa es que nos machacan una y otra vez. Y estamos hartas. A nosotras nos ha pasado un rodillo fascista por encima, durante este hermoso verano largo, nos han puesto una guillotina política que ha dinamitado un espacio de convivencia y respeto, entre culturas y caballos, un espacio creado en la sierra y para la sierra, lleno de arte, un espacio incluyente, que en poco más de un año ha conseguido mencionarse lejos.

El gobierno persigue personas, colectivos, locales, centros sociales que representan unas ideas de empoderamiento ciudadano en definitiva. También en los pueblos, donde no nos aburrimos, entiéndanlo. Nos quieren fuera del mapa si no jugamos sus turbias reglas. Nos intimidan, nos coaccionan, nos agreden, nos persiguen, nos amenazan, nos reprimen, nos controlan, nos calumnian, nos difaman, nos criminalizan, Nos maltratan. Nos agotan. ¿Cómo recomponerse en estas circunstancias? La historia se repite.

Ante todo, Producciones Indomables lo forman personas, y que ante una situación de acoso y derribo orquestada entre la Delegación de Gobierno en Madrid del Ministerio del Interior, la Guardia Civil y el Ayuntamiento de Buitrago, en definitiva, el poder establecido de la derecha y la extrema derecha irrigado en las venas de una parte de la población serrana (en concreto, de propietarixs y empresarixs), debemos tener presentes nuestros límites, que somos vulnerables, hasta dónde podemos llegar.

Es un gesto de madurez personal y política encajar el revés de la represión y responder a su debido tiempo, responder contundentemente, justamente porque no tenemos tiempo que perder, ahora no podemos darnos de cabezazos contra una viga. No tenemos tiempo que perder. Queremos seguir creando cultura libre en el campo. Aunque el capítulo final está por llegar.

La Selecta es un ejemplo de espacio cultural y gastronómico con una amplia comunidad que la apoya y que ha sufrido la violencia política. Es un ejemplo, un caso más –de tantos otros que lo preceden en los pueblos de la Sierra Norte– que muestra “cómo se juega la política” en el territorio rural madrileño, cómo campa la corrupción. La Selecta también es una lección de vida para quienes la hemos levantado y habitado.

Hemos elegido el camino de la ética, la legalidad y la honestidad. Contando lo que pasa. Haciéndolo público. Hablar de lo que sucede es el primer paso para cambiar las cosas. Acercarnos en cada gesto un poco más entre nosotras, las que habitamos la sierra, construir democracia cada día en el campo, sin burbujas, recordando juntas, para vivir en una comunidad donde finalmente no se pueda perseguir política y económicamente los espacios culturales y de ocio por el hecho de promover el pensamiento crítico, la cultura libre, la economía solidaria, el consumo responsable o la ecología, desde el respeto, el amor y la creatividad. Esto que suena tan hippie, hoy se vuelve punk. Joder. Nos hacen ser espacios disidentes. Nosotras hacemos cultura libre en el campo. No somos terroristas. Y nuestras compañeras tampoco. Hemos tenido que parar porque están en juego nuestros derechos fundamentales. Los tuyos, los nuestros y los de ellxs.

Y aunque no quieran (nos lo han dejado muy claro), vamos a pintar nuevos paisajes en el campo. Sabiendo y respirando la probabilidad de que no volvamos a tener una Selecta como la que hemos conocido hasta ahora. Más allá de lo que nos deparen los acontecimientos, es importante insistir: la sierra no necesita una Selecta, sino muchas, tantas como pueblos. Porque son necesarios espacios culturales que aporten vitalidad y dinamismo, no sólo en las ciudades. Son necesarios espacios donde nenes y mayores compartan los momentos que hacen la vida, y vayan juntos de la mano al teatro y a cualquier laboratorio en el campo.

———————–

Laura Corcuera González de Garay

Una selecta indomable